¡Al mercado!

Campo de' Fiori

Con esta fotografía del Campo de’ Fiori en Roma, Son Comunicación quiere volver la mirada hacia los mercados tradicionales. Un lugar de intercambio y no sólo de mercancías, también de opiniones y pareceres. El foro romano o los zocos árabes son algunos ejemplos que podrían extrapolarse a nuestro tiempo. Es común acudir a una galería de alimentación, un sábado por la mañana, y escuchar los corrillos que discuten sobre temas de actualidad; políticos, económicos y algún cotilleo sobre el último escándalo de aquella cantante tan conocida.

Los centros comerciales se erigen como grandes templos del consumismo, pero es mucha la gente que prefiere seguir comprando en su barrio. También los jóvenes. En algunas zonas, los hipster se entremezclan con las mujeres que llevan en ese lugar “toda la vida” creando un peculiar mosaico de estilos encontrados, pero con un mismo objetivo: productos de calidad.

Además, debido a la crisis, otras formas de mercadeo ya olvidadas han resurgido con fuerza. El trueque de mercancías, el intercambio de profesionales, los bancos de tiempo y la compraventa de segunda mano han abandonado los círculos minoritarios para acercarse al día a día de quienes no los conocían.

Texto e imagen: Montserrat de la Iglesia. @m_delaiglesia

Anuncios

8 Respuestas a “¡Al mercado!

  1. Me encanta este tipo de mercados, digamos que tienen ” algo especial, distinto”, como bien describe el artículo es como si nos remontásemos al pasado, pero con lo bueno de la actualidad. A la vez que se fomenta el comercio del barrio, lo auténtico, lo de toda la viday donde somos personas y no CLIENTES.

    • Totalmente de acuerdo. Además, creemos que se han dejado atrás los prejuicios y personas de diferentes edades comparten su gusto por ir a hacer la compra en pequeños comercios que siempre dan un trato más cercano. Gracias por tu comentario Celia. ¡Un saludo! 🙂

  2. ¡Que bonita fotografia! Me trae buenos recuerdos de mi viaje a Roma. Me encanta la diversidad de colorido. La idea de comprar en estos mercados parece acercarnos más al productor y al producto, nada de envueltos en plásticos, clasificados y apilados, el tendero te aconseja, te habla o te comenta sobre algo ajeno a la compra en sí, es el trato directo y personal que te hace sentir más persona. Gracias.

    • Hola Angelines! Me alegro de que te haya gustado la fotografía y el texto. También guardo un recuerdo muy especial de mi viaje a Roma. La gente fue muy acogedora y pude disfrutar de las pequeñas cosas algunas, tan cotidianas como ir al mercado a hacer la compra y charlar con el tendero. Estoy de acuerdo contigo en que hay que recuperar el trato personal que consigue acercar el producto y prodcutor que está detrás y, cuyo trabajo, pasa desapercibido en muchas ocasiones. Gracias por visitarnos y por tu comentario. Un saludo! 😀

  3. Aqui en grecia y especialmente donde nosotros vivimos (en una pequeña isla) es muy bonito percibir como tiene la gente incorporado el ntercambio de productos, tapers con comida, dulces… dentro de su vida diaria. De esta manera, cada uno aporta lo que tiene, o lo que mejor sabe hacer y recibe algo a cambio.
    Es una costumbre que, a la vez que refuerza los lazos del vecindario, permite a la gente ser un poco mas autónoma y no depender del supermercado y sus precios para todo…. ademas de acceder a productos de muchisima mas calidad (verduras de huerto, pescado fresco, comidas y dulces caseros…)

  4. Creo que es un tipo de intercambio que se pierde en las grandes ciudades. Y es una pena porque, como bien dices, además del trueque de productos se crea una conciencia comunitaria, con los vecinos, que va más allá del simple change de productos. Me llama la atención como este tipo de relaciones comerciales han resurgido con la crisis. Al final, parece que se vuelve a la esencia de todo. No sé cómo lo percibes tú, Jose Manuel, viviendo en Grecia, en una isla. Gracias por visitarnos y darnos otro punto de vista, desde otro lugar. ¡Un abrazo!

  5. Gran post Montse! Da gusto leerte! Estoy totalmente de acuerdo en la importancia que tienen los mercados tradicionales y ese mosaico personal que se genera en algunos casos, es de lo más interesante. Un abrazo y enhorabuena

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s