La asociación Tr3s social lucha por la promoción de personas libres

Daniele y Emma, fundadores de la asociación cultural Tr3s social

Bajo una de las máximas de Paulo Freire, un educador brasileño y un influyente teórico de la educación que falleció en 1997, se alza la asociación cultural creada por Emma Luque y Daniele Cibati llamada ‘Tr3s social’ (Teatro Revolucionario para el Empoderamiento Social). “Tenemos derecho y deber de cambiar el mundo, lo que no es posible es pensar en transformarlo sin un sueño, sin utopía y sin un proyecto”, rezan las palabras de Freire en la cabecera de esta página web.

Sus autores, Emma y Daniele, cimientan esta organización, una unión que se profundizó a través del Teatro de la Escucha (Teatro Social) y que compartía un sueño que ya venía de antes: la creación de una cultura nueva. Son Comunicación se cita con una de las creadoras de este colectivo formado por profesionales de las ciencias sociales y del teatro, con una amplia experiencia en procesos de formación e intervención socio-educativa.

Emma tiene 31 años y estudió Historia, posteriormente se fue formando en post grados de educación para el desarrollo y derechos humanos, siendo técnico en varias ONG. “Comencé en el Teatro de la Escucha para conocer y aplicar herramientas que me enseñaran a educar desde otro lado”, asegura.

Para ella el aprendizaje de esta escuela a nivel humano fue el descubrir como una persona convencida de algo (Moisés Mato), lleva su pensamiento hasta las últimas consecuencias en todos los planos de su vida. Además, el Teatro de la Escucha ayudó a romper muchas lógicas aprendidas y amplió sus habilidades de comunicación, abriendo otras dimensiones de ver la realidad.

“Con el paso por la escuela Metáforas, muchas conversaciones y un sueño en común entendimos que debíamos algo a la sociedad. Estamos convencidos de que hay herramientas y  una metodología que sirven para crear una nueva cultura, y adquirimos ese compromiso de luchar por ello. Así también hemos dado respuesta a nuestras propias inquietudes y necesidades”, explica Emma.

Tr3s social leva a cabo cursos de tetro foro este mes en Segovia

Ambos desencantados de una experiencia vital que giraba en torno a la educación para el desarrollo y la cooperación “con mucha crítica política” apostaron juntos por una educación popular.

“Bajo nuestro análisis la cooperación nace por y para el sistema que se encarga de mantener ese desequilibrio social. La ayuda que se lleva a cabo no es realmente una ayuda porque las personas no protagonizan esta transformación. Lo que se hace no tiene el objetivo real de luchar contra la pobreza y la injusticia. Es resultado de intereses políticos, de los intereses económicos de las empresas y en gran medida por otros muchos intereses personales. Las propias organizaciones sustentan el sistema y eso nos lleva a cuestionarnos cuáles son sus verdaderos objetivos. Un desengaño, una angustia y una urgencia que te hacen romper con todo y finalmente luchar con esperanza”, argumenta.

Una de las experiencias más importantes fue la vivida junto a un grupo de niños y niñas. Hace siete años Emma trabajó como monitora en un centro de menores donde se le dio la oportunidad de hacer teatro foro con ellos. Contó con la ayuda de Daniele, al que invitó como facilitador. Así, unieron fuerzas para conseguir, junto a aquellos chicos y chicas, que se convirtieran en protagonistas de su realidad. El grupo CREAKTUA, que surge de esta experiencia y está compuesta por este grupo de jóvenes, es un ejemplo de protagonismo, lucha personal y superación colectiva.

“Era un centro de menores abierto, niños y niñas a los que por alguna dificultad en su situación familiar, pasan a ser tutelados por los servicios sociales y comienzan a vivir en residencias infantiles. Aquello nos hizo establecer los tres pilares fundamentales de lo que hoy somos”, continúa Emma.

Uno de los talleres que ofrece la asociación Tr3s social

Uno de los bastiones de Tr3s social es la intervención directa a nivel socio-educativo tanto con niños y niñas, como con jóvenes y adultos. “Hemos tenido la suerte de trabajar junto a chavales (considerados institucionalmente como en riesgo de exclusión social), colectivos de mujeres y diferentes grupos que necesitaron o necesitan las herramientas que podemos ofrecer. Nosotros vivimos cada una de las experiencias de trabajo con grupos como una oportunidad para crecer y aprender de forma colectiva”.

El segundo bastión es la formación de personas que quieran usar estas herramientas de educación popular. “Son procesos de construcción mental/corporal y emocional tan potentes que tras los cursos, seguimos en contacto a lo largo del tiempo con muchas de estas personas para lograr así un acompañamiento más a largo plazo y respaldarles en sus procesos de intervención. Siempre como respuesta al compromiso de construir una cultura diferente basada en la comunicación no violenta y en la educación popular”.

Y el último bloque que sujeta esta asociación es la investigación. “Tenemos la suerte de colaborar con diferentes universidades para impartir talleres participativos, en donde vemos resultados inmediatos, pues al no ser conferencias al uso se rompen las propias barreras entre educador y educando.  Ahora vemos cómo las herramientas utilizadas cobran su propia forma y estamos realizando diferentes estudios de investigación para comparar nuestro método con  otras metodologías de IAP, y dar así respuestas a la personas que han aprendido las herramientas y quieren aplicarlas”, explica Emma.

Uno de los talleres participativos de Tr3s social en el Día Universal de los Derechos de la Infnacia

Esta asociación no tiene sede por la sencilla razón de que no es necesaria. “Nos desplazamos donde los interesados quieran porque no se necesita tener un local cuando hay miles de espacios que te pueden ceder o alquilar. Trabajamos con aquellos colectivos que por medio de una asociación o por iniciativa propia de grupo nos piden diferentes intervenciones o talleres”.

Y así llevan cuatro años, utilizando el teatro como herramienta y como excusa para trabajar dimensiones políticas y humanas de mucho más fondo. “Es un teatro social que sirve como vía para conseguir que la gente protagonice su vida y su lucha, que se convenzan de que pueden enfrentarse a los problemas desde una dimensión protagónica y no en papel de víctima sino como oprimido. Si estás oprimido es que hay un sistema opresor y si te empoderas y protagonizas tu lucha puedes transformar la realidad”.

“Lo bonito es que desde Tr3s entendemos que la vida se enriquece con la propia vida y al final, lo que teníamos como una técnica, va creciendo con la práctica de la gente cuando trae su propia experiencia vital que nos enriquece constantemente. El método crece con la realidad, es algo abierto y dinámico con una filosofía de fondo concreta”.

Y es que el análisis de Tr3s está claro: “vivimos en una sociedad individualista, inhumanizada que viene estructurada así desde mucho tiempo atrás. Para nosotros la cultura no escucha, es violenta a nivel directo y estructural”.

Para Emma violencia directa es múltiple y visible. Es la que sufre directamente el oprimido, es el dolor del hambre, el dolor de un chaval no escuchado en un centro de menores, es que nuestras vidas estén condicionadas a la cultura que la publicidad promueve,  toda la problemática de desahucios y el alto índice de paro y precariedad existencial.

“La violencia estructural es toda la invisible, de la que formamos parte como activos o receptores. Por ejemplo, con la compra compulsiva te conviertes en opresor de las personas que viven en esclavitud produciendo lo que tu compras. Otro tipo de violencia estructural son los medios de comunicación que crean una cultura alienada. Para mi una violencia estructural es el WhatsApp”.

Cursos en Madrid bajo el título de Baúl Mágico, creatividad, teatro e imaginación

“Vivimos en una cultura donde a las personas les es difícil analizar la realidad tal como es porque es una cultura adoctrinante. Simplemente el WhatsApp nos separa y así lo comprobé con unos estudiantes en un taller en la Universidad de Talavera de la Reina (Toledo). Uno puede tener 300 amigos pero si cayera enfermo no iría ninguno a verle. En esa cultura vivimos”, argumenta.

Tr3s social afirma que las herramientas que emplea del Teatro de la Escucha generan transformación desde tres dimensiones: corporal, emocional e intelectual. “Hacemos ejercicios de introspección, de víscera, de corazón…Lo hacemos desde la música, desde el arte, la narración oral. Las técnicas que usamos van desde teatro ritual, ejercicios de expresión corporal, artes plásticas y alternativas así como el teatro de objetos, las performances y las intervenciones urbanas con objeto de hacer incidencia política.  Todas las técnicas que empleamos son una vía para trabajar una transformación integral en las personas, que pasa por la promoción del despertar de la conciencia y la responsabilidad sobre tu vida y tu libertad”

En un mundo donde la culpabilización no permite la toma de conciencia y se hace necesario hacernos conscientes de nuestra responsabilidad sobre la vida que tenemos, y lo que nuestra vida está ligada estructuralmente con el resto del mundo,  Tr3s propone la transformación de esa realidad asumiendo que para lograr la justicia global hace falta una verdadera solidaridad colectiva, empatía, escucha y alegría.

Actualmente expandidos por España, la asociación estará en Segovia con un curso de “Introducción al Teatro Foro como herramienta de resolución de conflictos” de 8 horas y gratuito. Asimismo, estará también en Granada donde se desarrollará un “Curso introductorio de Teatro Social” los viernes y sábados y en Madrid con dos monográficos desarrollados en la escuela Rastros: “Puerta Azul” (pedagogía teatral para el trabajo con jóvenes) y “Baúl mágico” (pedagogía teatral para el trabajo con niños).

El trabajo en las ONG hizo que Emma ya no idealizara las cosas. “El trabajo es mucho más complejo y hay que entender la realidad y no proponer desde fuera”. Daniele y Emma trabajan por vocación humana y no por unos resultados que el sistema quiere obtener, por eso cuando echan la vista atrás ven lo siguiente: “Vivimos precariamente como consecuencia de un sistema, y luchamos cada día por generar una cultura que asiente lógicas opuestas a él. Con todo ello somos felices, poco a poco iremos avanzando y estoy convencida de que lo haremos”.

Texto: Natalia Pulido. @npulidojimenez

Imágenes: cedidas por Tr3s social.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s