¿Jugamos?

Peonzas de madera fabricadas por The wandering workshop

El juego es algo necesario para el desarrollo y la activación de la mente de los niños. Pero no sólo en los más pequeños. Proyectos como el llevado a cabo desde La Ludoteca de Azuqueca nos recuerdan la importancia que tiene el juego en los adultos: libera tensiones, desarrollar la creatividad, establecer nuevos vínculos, aprender a gestionar situaciones de conflicto. Sus beneficios parecen innumerables.

Tan importante es la actividad del juego como la interacción que se tiene con otras personas al desarrollarlo. En la actualidad, este tipo de actividades recreativas suele a menudo asociarse con las nuevas tecnologías llegando, en algunos casos, a provocar el aislamiento o la adicción.

El equilibrio puede hallarse en la combinación de juegos tradicionales, que parecieran olvidados, con otros que nos permitan explorar aspectos y habilidades diferentes.

Y vosotros, ¿qué opináis?

Texto e imagen: Montserrat de la Iglesia. @m_delaiglesia

Anuncios

4 Respuestas a “¿Jugamos?

  1. Creo que el error es que desde pequeños se nos enseña a asociar juego a competición y no todo el mundo aprende a gestionar el triunfo y el fracaso.

  2. A mí concretamente me gustan más los juegos de mi niñez, donde estábamos todas las tardes en la calle, no veíamos prácticamente la televisión, jugábamos la pandilla junta, tanto al monopatí, bicicleta y muchísimos juegos, la raya, el pincho etc, yo no lo cambio por los videojuegos y tecnologías actuales pues son individualistas, no hay comunicación. Si reconozco que aportan bastante conocimiento, y recomiendo su uso sólo en su justa medida.

  3. Adela, creo las cosas no son buenas o malas de manera absoluta. Es decir, la competición puede ser algo positivo si se gestiona adecuadamente y se utiliza como herramienta de superación personal. Tal vez el problema se deba a la mala utilización de los resultados y el etiquetado de las personas en dos grupos: Ganadores y ganados. Como bien expresas: Triunfadores y fracasados… ¡Gracias por tu aportación! Un saludo 🙂

  4. Celia, creo que los juegos tradicionales perdurarán mientras consigan transmitirse de generación en generación. Ya sea de padres a hijos o de abuelos a nietos. Cada vez que veo a un niño jugando con una peonza, no puedo evitar sonreírme y recordar cómo me enseñó a lanzarla mi abuelo. ¡Gracias por tu comentario! Un saludo 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s