El salto de la rana

Chicago por Natalia Pulido

Se nos viene encima la última semana de agosto. Las ciudades, imparables, no bajan su velocidad de funcionamiento y los ciudadanos, inmersos en ellas, pedaleamos a gran ritmo sin pararnos a pensar si debíamos haber descansado o no.

Vivimos una especie de bloqueo, algo parecido a lo explicado por la psicóloga y escritora Alejandra Vallejo Nájera que ha participado esta semana en los XXXII Cursos de Verano de la Universidad del País Vasco (UPV/EHU) en San Sebastián, dentro del curso ‘Mapa para la vida’ dirigido por el psicólogo Javier Urra.

La ponente explicó lo siguiente: “si se mete una rana viva en una cazuela con agua, de la cual podría salir saltando con facilidad, y se pone a hervir, se puede observar que mientras que el agua se va calentando poco a poco, la rana se va sintiendo incómoda y se mueve, pero se va adaptando sin saltar fuera y termina hirviéndose en la cazuela”. Para Vallejo Nájera a las personas nos pasa lo mismo con el estrés. “Nos sentimos cómodos en una situación que no es la normal o la adecuada, nos acomodamos al estrés, a algo que no forma parte de nuestra vida de manera natural y el cerebro empieza a restringirse”, explicó.

La fotografía de hoy de Son Comunicación refleja la ciudad de Chicago y de la forma en la que está tomada, la velocidad en la que se vive en determinados lugares. Por eso, desde este blog queremos reflexionar con nuestros lectores. ¿Han podido descansar en algún momento en estos meses estivales? ¿Han encontrado ese hueco para dedicar a uno mismo?

Si no han podido por circunstancias de la vida, piensen que sería positivo encontrar ese momento y sino recuerden que podríamos convertirnos en ranas y cocernos en el asfalto.

Texto e imagen: Natalia Pulido. @npulidojimenez

Anuncios

2 Respuestas a “El salto de la rana

  1. Buena foto y buen texto, como siempre. Ya había escuchado hablar de lo que les pasa a las ranas en las cazuelas, jejeje. Y bueno, yo ahora no tengo estrés, por suerte estoy haciendo lo que he decidido hacer. El otro día leí en un libro una frase que decía: “lo malo del trabajo es pensar que estás trabajando”.

    • ¡Gracias por tus palabras Ismael! No puedo estar más de acuerdo contigo, la suerte en la vida es poder hacer lo que uno ha decidido hacer y si estás en ese camino te doy mi enhorabuena porque es difícil llegar a ese punto. A veces el ritmo de los días nos impide ver más allá y nuestras metas quedan anuladas por completo sin apenas darnos cuenta. Antes o después todos queremos ser esa rana que disfrute en la charca. ¡Un beso enorme!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s